Novedades

Check out market updates

El lejano sueño de la casa propia: se requieren los salarios de 25 años para comprar una propiedad de 80 metros cuadrados

Según un análisis de la consultora Invecq, medido en dólares, en 2017, con otra relación de cambio, se necesitaban solo unos 120 meses. Se agrega ahora la menor oferta de crédito hipotecario.

Sin crédito hipotecario, con precios de propiedades en dólares y salarios en baja, el sueño de la casa propia en la Argentina aparece más lejano que nunca. Hoy se requieren los salarios completos de 25 años de trabajo -si se toma la remuneración promedio de los trabajadores registrados- para poder acceder a un departamento usado en la Ciudad de Buenos Aires.

“El salario argentino medido en dólares está disociado del precio de las propiedades. Es una situación que se mantiene y hoy se requieren 25 años de salarios promedio para acceder a un departamento usado de 80 metros cuadrados en la Ciudad de Buenos Aires”, explicó el economista Esteban Domecq, de la consultora Invecq, que hizo un análisis histórico sobre la relación entre salarios y precios de las propiedades.ADVERTISINGEl salario argentino medido en dólares está disociado del precio de las propiedades. Hoy se requieren 25 años de salarios promedio para acceder a un departamento usado (Domecq)

Con todo, hubo una mejora con respecto al plazo que se requería seis meses atrás. Si se realizaba el cálculo en septiembre de 2020, ese plazo era de 33 años. “De todas formas, lo que vemos ahora sigue siendo una mejora marginal, que se dio porque hubo una baja en el dólar informal y porque siguieron cayendo los precios de las propiedades en dólares, con una caída del 25% desde principios de 2019. El mercado estuvo complicado en 2018 y dejó de crecer en 2019 y al ajuste fue muy importante cuando se implementó el cepo. El problema de la Argentina es el desajuste macroeconómico y la desaparición del crédito. En otros países también se requieren muchos años para acceder a una propiedad, pero existe el crédito hipotecario de largo plazo”, agregó Domecq.

En 2017, el plazo para acceder a una vivienda se había acortado a 10 años, porque el salario promedio en dólares -antes de las devaluaciones- era más alto. De acuerdo al relevamiento, desde fines de 2017 el salario en dólares cayó un 66% (si se toma el dólar informal) y 52% si se toma el dólar oficial.Fuente: UADEFuente: UADE

A comienzos de este año, la UADE actualizó un relevamiento que hace periódicamente sobre la cantidad necesaria de salarios para comprar un metro cuadrado de vivienda, siempre en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en los barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano y Nuñez. En este caso, la conclusión es que, en promedio, se necesitaron 6,88 salarios para adquirir un metro cuadrado de vivienda nueva y 6,02 en el caso de la usada.

En los barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano y Nuñez, en promedio, a comienzos del año se necesitaron 6,88 salarios para adquirir un metro cuadrado de vivienda nueva y 6,02 en el caso de la usada (UADE)

Para hacer la relación, el precio promedio de oferta del metro cuadrado -lo que se pide por la propiedad, aunque el precio de cierre de la operación puede ser más bajo- que se tomó fue de USD 3.543 para los departamentos nuevos y de USD 3.103 para los usados. En los barrios relevados por la universidad, los precios de los departamentos nuevos se redujeron 7,7%; y los usados 8,9%, en relación con el año anterior.Fuente: UADEFuente: UADE

Durante enero de 2021, un salario promedio solo podía comprar 14,5% de un metro cuadrado nuevo en la zona norte de la ciudad de Buenos Aires. Esa proporción es inferior a la registrada en igual mes de 2020, cuando alcanzó a 20,3 por ciento.

Durante 2020 se rompieron los records de caída de la actividad inmobiliaria en la ciudad de Buenos Aires. Según los datos del Colegio de Escribanos porteño, durante el año pasado se firmaron apenas 18.764 escrituras de compraventa de inmuebles, un 44% menos que en 2019, que ya había sido el peor año de la historia para el sector, con poco más de 33.000 escrituras firmadas. En todo el año pasado, sobre el total de operaciones, hubo apenas 1.092 concretadas con crédito hipotecario, una baja de 64% con respecto al año anterior.

En general, en un “buen año” el sector podía llegar a registrar entre 50.000 y 60.000 operaciones anuales. El Colegio de Escribanos comenzó a relevar el número de escrituras anuales en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires en 1998 y la cifra de cierre de 2020 fue, sin dudas, la más baja desde entonces. Incluso en comparación con el año 2002, luego de la gran crisis económica que estalló a fines de 2001.