Novedades

Check out market updates

Record de venta de lotes en barrios privados

Así lo afirma Patricio Lanusse, director de EIDICO, agosto representó el pico histórico de ventas de esa empresa. La baja del costo de construcción como ventana de oportunidad

Teletrabajo, área verde propia, más espacio interior, caída del costo de construcción en dólares por efecto de la devaluación, son algunas de las cuestiones concretas que comienzan a generar el interés de abandonar la ciudad y migrar hacia barrios privados y countries suburbanos. Patricio Lanusse, director de Relaciones Institucionales de EIDICO, da cuenta de ello y de como afectó la pandemia y cuarentena al negocio de esta reconocida empresa desarrolladora de barrios privados en Buenos Aires.

¿La cuarentena despertó el interés real de nuevas familias para mudarse a urbanizaciones con más verde?

Cuando se inició la cuarentena en marzo se frenó todo de repente, la verdad es que no éramos muy optimistas en ese momento y pensábamos que íbamos a tener que esperar para lanzar los proyectos que teníamos en carpeta. Sin embargo, entre abril y mayo comenzamos a recibir muchas consultas de interesados por proyectos en donde puedan estar en contacto con la naturaleza y con más metros para estar cómodos.

Eso nos animó a lanzar Santa Ana Joven en Tigre, un nuevo proyecto de casas, dúplex y townhouses, que apunta a personas con ahorros que quieran invertir en ladrillos y aprovechar el momento de la baja en los costos. Se trata de 8 casas de tres ambientes en una sola planta, de 99 m2 promedio, con jardín propio y galería con parrilla; 8 dúplex de tres ambientes en dos plantas, de 106 m2 promedio, que se construirán sobre las casas y contarán con terraza propia y parrilla; y 22 townhouses de 106 m2 promedio, en dos plantas con posibilidad de ampliar un cuarto ambiente en el tercer piso, con jardín propio y galería con parrilla. Todas las unidades contarán con 2 cocheras cada una.

El valor promedio es de 100.000 dólares, con un lapso corto de construcción, de 16 meses y un anticipo del 30%. Es un valor muy competitivo respecto al momento. A la fecha, ya hemos suscripto cerca de 50 unidades, la primera etapa de 38 unidades al 100% e iniciamos la venta de la segunda etapa en la cual ya tenemos 10 unidades reservadas.

En otros proyectos nuestros ya consolidados también notamos esta tendencia por la cantidad de cesiones que se dieron en los últimos meses. El mercado secundario de EIDICO, de lotes + casas es un promedio de 250 cesiones al mes, operaciones de reventa en distintos lugares. En abril cayó a 34 operaciones, en mayo estuvimos en 78 operaciones, en junio llegamos a 200, en julio 268 y en agosto tuvimos 593 cesiones de lotes en nuestros barrios, un 75% superior al récord histórico que había sido en septiembre de 2016 y marzo de 2018. Este número muestra que hay mucha gente volcándose a comprar terreno, en obra o para construir aprovechando los costos.

¿La distancia entre el trabajo y la casa sigue siendo un factor decisorio? ¿Creen que la experiencia del teletrabajo modificó cómo piensa la gente?

La cuarentena puso en jaque una cuestión fundamental a la hora de decidir dónde vivir, sobre todo en los suburbios, que es la distancia al trabajo. Esta prueba forzada de que se puede trabajar de otra manera sin dudas hace que muchos clientes tomen una decisión a la que antes no se animaban. Pudieron confirmar que se puede vivir a una distancia distinta a la que estaban acostumbrados, se empiezan a animar a vivir lejos de los centros urbanos.

¿La baja en dólares del costo de la construcción es un disparador para una mayor demanda de lotes? ¿Esto desalentó la compra de casas ya terminadas?

La variación del dólar, en lo inmediato, hace menos costosa la construcción. Pero son ventanas de oportunidad que van cambiando, en general a la variación del dólar, el peso le sigue atrás. Pero en el corto plazo significa una ventaja para quien tenga disponibilidad y pueda aplicarlo a construir.

De todas maneras, más allá de la situación que estamos viviendo, creemos que aún en condiciones macroeconómicas adversas, los desarrollos de lotes y viviendas (casas o departamentos) pueden ser una opción atractiva para todo aquel que tenga ahorros en pesos ya que, al aplicarlos a un desarrollo, estaría protegiendo y “dolarizando” su ahorro.

Por otro lado, hay quienes quieren aprovechar esta oportunidad para construir pero no disponen del tiempo que requiere diseñar una casa, seguir la obra, etc. Para ellos resulta muy interesante la propuesta de proyectos llave en mano, ya que aprovechan el momento pero sin involucrarse más de lo necesario.

¿Esta nueva realidad modificó planes de la empresa: aceleraron proyectos, lanzaron nuevos, preparan otros?

Si. Como comentaba antes, si bien cuando se inició la cuarentena se frenó todo, al ver que en los meses siguientes la gente se empezó a interesar por mudarse a lugares con más espacio y más verde, decidimos lanzar Santa Ana Joven, que era el proyecto que ya teníamos en carpeta.

Además, tenemos una etapa nueva de Costa Esmeralda. Son lotes de un ticket alto, por la ubicación de esos lotes.

Adicionalmente, tenemos dos proyectos nuevos de lotes, que sin siquiera haberlos lanzado y comunicado ya hay muchísimos interesados anotados. Como expresaba más arriba, y no es solo una expresión sino una realidad, la gente quiere verde, lote o casa en lote. Quiere comprar o alquilar. El covid rompió el paradigma de la distancia a la ciudad y lugar de trabajo. Y los desarrollos suburbanos por esto seguramente tendrán fuerte empuje.