Novedades

Check out market updates

La pandemia dio un golpe letal a las agencias mayoristas

Empresarios del sector aseguran que este año será peor que el 2020 para el negocio turístico.

La situación de las agencias de viaje a partir de la pandemia, en especial de las mayoristas, oscila entre la preocupación y el riesgo de quebranto. Porque la crisis mundial que afectó al Turismo en 2020 amenaza con ser más dura este año, según los empresarios del sector.

En principio, “no se tomó muy en serio el rebrote del coronavirus que llegaría durante el verano. El año pasado todos apostamos a que octubre esto se terminaba y había una reactivación. Pero no fue así y hoy las empresas comienzan a agotar sus recursos y no ven un horizonte”, confió el directivo de una agencia mayorista que opera en el mercado local.

Andres Deya, vicepresidente de FAEVyT, la federación que agrupa a las agencias de viaje es contundente: “Este año va a ser peor  que el año pasado porque por estos dias el mundo se fue cerrando mas. Y nosotros vamos a trabajar a largo plazo, con medidas de exigencia mundial que recién se podrán implementar hacia el año que viene. “No vemos el pleno funcionamiento hasta antes de octubre”, señala.

Ya desde el inicio del año, la devaluación y el nuevo impuesto del 30% a los consumos en el exterior, provocaron el desaliento de los tradicionales viajeros al exterior que afectó el negocio. Después llegó la cuarentena y la reducción de la actividad a su mínima expresión. Algo que se potenció en los últimos días con las nuevas restricciones aéreas y el cierre de fronteras determinado por varios países. “La noticia sobre la reducción de vuelos afecta aun más el ánimo de viajeros y hay mucho dinero abonado en el exterior de servicios turísticos de miles de argentinos que re programaron hasta cinco veces su viaje”, comentó otro agente mayorista.

Así, en el último año, agencias muy importantes no resistieron estos embates y debieron cerrar sus puertas. Una de las primeras fue la emblemática Eves, experta en viajes de egresados, que comunicó el cierre definitivo de su actividad en octubre, -tras más de 90 años de estar en el mercado. 

Una suerte similar corrió la mayorista Solways, que pidió su propia quiebra arrastrando deudas cercanas de los u$s 500.000. Esta agencia tenía un perfil multidestino e inició su actividad en 2004.

En noviembre, otro operador -Oremar- entre otras cosas,  el representante más antiguo de Carnival Cruise Line debió cerrar sus puertas también tras tres décadas de estar en el mercado. «No era viable aunque devolvió todo lo emitido”, aclaró una fuente del sector.

Entre las mayoristas siguen tallando OLA, Juliá Tours y Piamonte S.A. que tienen una estructura más grande. Pero las agencias más chicas, en especial, en el interior del país tuvieron que reconvertirse en otra actividad. En el país existen unas 5600 agencias de viaje, de las cuales el 70% son pequeñas. “Con todo, las operadoras de turismo nacional están un poco mejor porque , de alguna manera el sistema de PreViaje se vendió y eso les dió un poco de actividad por dos meses. Sirvió pero no alcanza”, sostiene Deya. Y resumió: «la situación es muy preocupante».

Ahora, una de las expectativas de las agencias está puesta en el pedido que elevaron al ministro de Turismo, Matías Lammens, para que el Estado extienda la asignación del ATP (Asistencia al Trabajo y a la Producción) o el REPRO, dos programas oficiales que les permitirían -como ocurrió hasta diciembre pasado- solventar parte de los gastos en salarios.