Novedades

Check out market updates

Alimentos: ligera desaceleración de los precios en lo que va de febrero

En la ultima semana, la suba semanal promedio de los alimentos fue del 0,9%. Sin embargo, la inflación mensual continúa alta, advierten los analistas.

Tras el vertiginoso aumento que registraron los precios de los alimentos durante enero, la primera semana de febrero, se evidenció una suerte de desaceleración en los aumentos. Según los registros de la consultora LCG, que monitorea los precios de 8000 productos en cinco supermercados, la suba promedió el 0,9% desde que comenzó el segundo mes del año. Esto implicó una desaceleración de 0,34 puntos respecto de la semana anterior.

En este lapso, las mayores subas estuvieron lideradas por las comidas para llevar o consumir fuera del hogar, que subieron en promedio, 2,5%. Luego, los lácteos y huevos, 1,3%; las bebidas e infusiones, 0,8% y los panificados que registraron un alza similar. Al menos, en lo que va de febrero, la carne y las frutas y verduras parecen haber dado un respiro a los bolsillos de los consumidores. Si bien, en las últimas cuatro semanas, las frutas (9,3%) y carnes (8%) fueron los rubros que sostuvieron los mayores aumentos.

Según estos registros, el índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 4,9% en las últimas 4 semanas y 5,2% medida punta a punta en las mismas semanas. Con lo cual, estos niveles de precios dejan un arrastre para el lo que queda de febrero de 3%.

Entre otras cosas, el relevamiento observa la cantidad de productos que acusan aumentos de precios. Así, en la primera semana de febrero el 12% de la canasta relevada presentó subas. Es decir que se mantuvo la tendencia alta de las últimas semanas de enero, según explicó LCG.

Por otra parte, según estos sondeos, la tendencia de los aumentos fue similar a la semana anterior, aunque se observó una mayor volatilidad en los precios de los productos.

De acuerdo con estas mediciones semanales, la inflación mensual se mantiene en niveles altos, explican los economistas de LCG. Según el IPC que mide la consultora Ecolatina, en enero la inflación mensual alcanzó el 3,7%, en tanto la suba de los alimentos y bebidas en el mismo lapso trepó al 5,7% y exhibió una variación de 44,7% interanual en los últimos doce meses.

En este contexto de subas en la canasta básica, el Gobierno salió en los últimos días a intensificar las medidas para acotar el impacto de los aumentos. Por un lado, el ministerio de Desarrollo Productivo volvió a extender el programa Precios Máximos hasta el 31 de marzo, que continuará con el congelamiento de productos de primera necesidad como alimentos y limpieza.

Otra de las medidas, fue la implementación del programa de venta de cortes de carne a un valor acordado entre los frigoríficos y el Gobierno. Un esquema que, se prevé extender también a la comercialización de frutas y verduras.

Y finalmente, el anuncio de parte del ministerio de Desarrollo acerca de que los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar percibirán un 50% de aumento para sostener el poder de compra de los alimentos.